¿Recuerdas como fue esa Vez Primera?


Toma consciencia por un momento y observa con atención lo que hay a tu alrededor, cuidadosamente dirige tu mirada a todo lo que ocupa el espacio donde estás ahora, toma una respiración profunda y consciente, siente el aire entrar a tu cuerpo a través de tu nariz y siente como llega a tus pulmones y como luego sale, repítelo varias veces, cierra tus ojos si necesitas mayor concentración.

Nuestra mente es maravillosa y nos es muy útil para movernos en el mundo que habitamos puesto que nos permite sistematizar, pensar, analizar, crear, actuar y a veces busca que no hagamos mucho esfuerzo convirtiendo en algo automático todo lo que hacemos repetidamente, eso la verdad es a veces necesario pero, como todo en el mundo material tiene un doble filo, muchas veces nos puede llevar a perder la consciencia y hasta nos quita el poder de elegir lo que de verdad queremos. Incluso millones de personas viven inconscientemente toda su vida.

Cuando estamos aprendiendo algo nuevo, cuando probamos una nueva comida, cuando estamos en algún lugar por primera vez e incluso cuando conocemos a alguien, en ese momento estamos presentes y eso que estamos experimentando por primera vez nos parece interesante, colorido, vivo, sorprendente, único, una experiencia fabulosa, la segunda vez ya nuestra mente empieza a querer ahorrarnos trabajo y entonces busca en la experiencia pasada lo que conoce e intenta proyectarlo en ese segundo momento, es decir, busca predecir que la experiencia será idéntica, esto para que nosotros no perdamos tiempo estando en ese momento presente y podamos enfocarnos en el pasado para tener la misma experiencia o si le parece aburrido entonces hace que te enfoques en cosas o situaciones que ni siquiera han ocurrido y de las cuales realmente no sabes nada.

¿Recuerdas la primera vez que besaste a alguien? ¿Recuerdas la primera vez que fuiste a la playa? ¿Recuerdas la primera vez que hablaste o caminaste? ¿Recuerdas la primera vez que hablaste en público? ¿Recuerdas la primera que comiste un helado? ¿Podrías decir que las demás veces que has besado, ido a la playa, caminado o hablado, hablaste en público o comido un helado han sido idénticas? Si respondes que sí entonces es porque no has estado en el momento presente si no que has estado dominado por las proyecciones de tu mente basadas en su banco de memoria de experiencias pasadas y lo que ésta considera esa experiencia de ser.

Cada experiencia que vivimos, aunque sea la misma en el contexto superficial y que hemos realizado otras veces, es única y la forma de reconocer esa verdad es estando en el momento presente, estando alerta cuando las estamos llevando a cabo o cuando están ocurriendo, poniendo nuestra atención, energía y foco en eso que hacemos, validándola y aceptándola tal cual es.

Muchos son los que han adoptado la creencia de que solo hay que prestar atención y tener total concentración al momento de llevar a cabo las cosas “importantes” como por ejemplo: desempeñar la profesión u oficio, al momento de aprender algo difícil etc.. mientras que a las actividades que realizan cotidianamente y en su rutina diaria nos les prestan atención y ponen más bien “al conductor automático” a cargo mejor conocido como la Mente, actividades como lavarse las manos, cepillarse los dientes, vestirse, comer, hablar, preparar los alimentos o hacer las compras, perdiendo totalmente la noción de consciencia al momento que lo realizan llegando a catalogarlos como procedimientos rutinarios tediosos.

La mente buscará siempre desviarnos del momento presente, siempre dándonos la siguiente tarea o las siguientes cosas que hacer, lo siguiente por lo cual lamentarnos, preocuparnos o alegrarnos, pero la verdad es que todo eso que la mente nos ofrece está enfocado en el mundo material y de la forma y por lo cual es temporal, por eso, ella, la mente, insiste siempre en que hay algo más allá, algo que bebes o necesitas tener, lograr, hacer, es un círculo infinito que no obtendrá jamás la verdadera satisfacción, la mente no quiere quedar desempleada por eso buscará siempre hacer que la necesites.

Es por ello que muchas personas tienen una mente hiperactiva y siempre están pensando, pensando, pensando, pero esos pensamientos son compulsivos y son inspirados por el ego, el miedo o las ganas de sufrir que la mente crea para que la persona piense que tiene una vida difícil y que debe siempre estar trabajando duro y esto lo hace a través del pensamiento o creándose situaciones negativas que alimenten esa ¨predicción¨ que han hecho, desconectándolos completamente de lo que son en realidad la consciencia que habita ese cuerpo físico, es decir, identificación total con la forma o los pensamientos.

La gente se describe a si mismos de acuerdo a lo que poseen, han logrado o lo que ellos llaman su historia por ejemplo cuando les preguntan: ¿Quién eres?

La respuesta que dan es algo como: soy el Dr. Juan Howl, Médico cirujano, tengo una casa en tal lugar, yates, una esposa, cuatro hijos, tanto dinero en el banco, he viajado a tales lugares, tengo estos kilos demás, cabello, ojos y soy demócrata, etc… sí puede que todas estas cosas parezcan reales pero eso no es lo que esa persona o ese ser es en realidad eso es sólo superficial, esa es una descripción totalmente identificada con la forma, hay algo más profundo donde está lo que verdaderamente se es la cual está desligada de toda identificación.

Eso que eres no se puede describir con palabras, ni tampoco te lo puede decir alguien externo a ti porque es lo que tú eres y solo tú lo puedes apreciar, lo que sí debes saber es que cuando lo llegues a experimentar sabrás exactamente a lo que me refiero, para llegar a ello debes tomar plena consciencia del momento presente, de tu ser, buscar ese silencio, esa presencia que está siempre allí, aunque a veces dormida u opacada por la actividad desmedida de tu mente y pensamientos, pero que en algún momento de tu existencia se ha hecho presente y te ha dejado saber que tú no eres esos pensamientos, que tú no eres esa forma que habitas, que eres más bien el observador, el escultor, la consciencia clara, la luz que ilumina realmente ese espacio dentro de ti y que mientras más le dejas despertar más maravillosa es la experiencia que obtienes de este intervalo en la tierra.

Por ahora tu trabajo es contigo, evita querer hacer que otros despierten eso llegará en su momento pero si tú estás leyendo esto es porque estás listo y si lo lees pero no te da ningún efecto está bien también en su momento lo hará, por ahora si te sientes listo entonces simplemente busca vivir cada momento en total consciencia, independientemente de lo que sea o como se presente acéptalo y date la oportunidad de tratarlo desde una consciencia más elevada, no reaccionado compulsivamente pero tomándolo como una practica espiritual que te permitirá afianzar tu propio despertar, las situaciones difíciles seguirán apareciendo en tu vida pero lo que cambiará es la forma cómo tú te enfrentarás a ellas, sin permitir que perturben tu paz interna y buscando siempre el beneficio de todos los involucrados.

Cuando logras vivir en el momento presente aprecias y disfrutas cada experiencia tan intensamente como la primera vez, dándole el espacio para ser sin la necesidad de “predecir” o vaticinar lo que será puesto que cuando estamos en el momento presente aceptamos sin apego que no sabemos nada y esa es la experiencia más liberadora, eso no significa que no puedas o no debas panificar, sino que defines a donde deseas llegar en ese momento pero que luego simplemente te dedicas a ser y esto traerá desde el espacio de paz interno las acciones que debes tomar. Cuando estás presente sabes exactamente lo que debes hacer y lo que no, al contrario de volverte alguien pasivo te conviertes en un ser activo consciente.

Si quieres de verdad ser feliz y elegir siempre ser feliz debes saber que la felicidad nace de ti cuando reconoces que en el momento presente es cuando puedes siempre lograr lo que deseas, que el momento presente es lo único que puedes tomar como real porque el pasado ya pasó y el futuro no existe.

Mientras sigas esperando a que tu vida se convierta en eso crees debe convertirse, esperando a tener esa pareja, la salud, esas cosas materiales, ese trabajo, ese tiempo libre, esa vida soñada te estarás perdiendo lo más importante VIVIR AHORA. -Heidi Seidl-

Sigue leyendo más entradas que te ayudarás a vivir aquí y ahora:

Recibe Consejos de Amor y Espiritualidad GRATIS Todas las Semanas!

Comments

  1. Gracias Heidi , deseo tomar consciencia para disfrutar mi presente y equilibrar mi vida.
    Este mensaje llegó en un momento complicado que ya está pasando…

    Muchas bendiciones !!!

  2. olasgrises says:

    Cuánto de verdad en tu artículo. Me he dado cuenta lo automatizada que está nuestra vida, si no paras a observar lo que haces y como lo haces. Acabas de cerrar la puerta de tu casa y no sabes si has cerrado y si has guardado las llaves. Horror!!! tu mente te está manejando. No la dejes porque acabarás siendo su esclavo más fiel y tú no serás nada. Gracias Heidi por este toque de atención. Nunca acabamos de aprender.
    Mucho amor y paz.

  3. Damaris says:

    Realmente me fascina todos los articulos que escribes pues son todo cierto, es muy cierto hacemos tantas cosas a la prisa que no tomamos el tiempo para dar Gracias a Dios por cada dia que vivimos y poder hacer con gusto todo lo que hacemos y viviendo un dia a la vez y olvidar lo que no fue y dejar de lamentarnos. Nos falta apreciar cada intante en nuestras vidas. Gracias Y Exito!

  4. gracias por llegar a mi vida sus palabras son muy importantes espero superar y llegar ser feliz y tener mi autoestima e elevada que dios los bendiga Heidi y Gustavo

  5. EXCELENTE!!! GRACIAS
    VIVIR AHORA

Speak Your Mind

*

*