Alimentación y Crecimiento Espiritual


Nuestro cuerpo es nuestro templo y como tal debemos respetarlo y cuidarlo, es por ello que nuestra alimentación, en primer plano, unas de las actividades más influyentes e importantes para su mantenernos saludables, enérgicos y que nuestro cuerpo se mantenga en óptimas condiciones.

El Yoga contempla la alimentación como uno de los pilares básicos de la salud junto con la respiración, el ejercicio, el descanso y el pensamiento positivo. Nuestro cuerpo se constituye con los alimentos que injerimos. La calidad de los tejidos que forman órganos, músculos, huesos, depende de lo que comemos. Por eso desde el yoga se considera, que debemos tener conciencia de los alimentos que están en el plato, que en poco tiempo formarán parte de la sangre, y en poco más conformarán el cuerpo, construyéndolo sano o no. Es muy fácil deducir que los alimentos que ingerimos van a construir nuestro cuerpo físico, influirán en nuestras emociones, en nuestra conducta, en nuestra psiquis, en nuestros pensamientos, en nuestros actos, en nuestra descendencia, en todo. Así lo dice Hipócrates en la frase: “Somos lo que comemos”.

Al igual que ejercicios moderados dependiendo de nuestra edad y capacidad, es recomendable una alimentación sana y natural donde predominen los alimentos de origen vegetal, ya que son los más saludables y más livianos para nuestro organismo.

En los alimentos que consumimos, hay sustancias nutritivas de diferentes tipos y con diferentes funciones, que reciben el nombre de nutrientes. Los nutrientes más importantes son:

Proteínas: tienen una función principalmente formadoras de estructuras

Grasas: tienen una función calórica (ayudan a proteger del frío), y son también una buena fuente para obtener energía

Hidratos de Carbono: Son la principal fuente energética del organismo

Vitaminas y Minerales.

Todos los alimentos contienen estos nutrientes en mayor o menor medida. Para que los alimentos de nuestra dieta nos aporten el máximo beneficio, la proporción de estos nutrientes debe ser aproximadamente la siguiente:

60% hidratos de Carbono

30% de Grasas

10% de Proteínas

Es necesario cumplir con las necesidades calóricas y nutricionales para poder sentirnos bien. Alimentarnos poniendo más énfasis en una alimentación basada en los vegetales nos ayuda a cambiar desde adentro porque si somos lo que comemos cuando comemos vegetales consumimos luz y energía positiva y elevada, en cambio cuando nos alimentamos de animales entonces estamos comiendo en pocas palabras cadáveres y esto es una energía muerta y cargada de sufrimiento. También son consideradas energías pesadas y de bajo nivel por la Medicina ayurvédica.

Por esta razón un alto consumo de carnes aumenta la presión arterial, disminuye el metabolismo, genera que las arterias un mayor trabajo al corazón aumentado el riesgo a contraer enfermedades coronarias y cardiovasculares. Sin contar que la acumulación de las proteínas animales en las articulaciones provocan dolor  provocando que se vuelvas rígidas y quitándole la flexibilidad  al cuerpo.

Todo lo que provenga de manera directa de la tierra, el sol, el aire y el agua, es más nutritivo y saludable, que lo que proviene de manera indirecta del mismo.

En pocas palabras, son enormes los efectos positivos que genera una alimentación basada en los vegetales tanto a nivel físico, emocional y mental. Comer de forma saludable y en alimentos frescos nos permite vivir más.

Dejar de comer o reducir el consumo de carnes y productos provenientes de los animales, es un proceso y es un cambio de consciencia, es una forma de ver y entender que debemos aprender a respetar la vida de todos los seres vivos. Y no todo el mundo ni todo organismo debe asumir este tipo de alimentación.

Si te preocupa que si que si comes carne no eres ¨espiritual¨ entonces descubre de dónde ha venido esa idea porque que yo sepa Jesús comía carne.

No es necesario un cambio radical pero si te sientes con ganas de cambiar tu vida una buena forma es empezar de a poco, en principio trata de disminuir al máximo el consumo de carnes rojas, luego poco a poco ve eliminando su consumo total, cuando te sientas listo prosigue con las aves y el pescado, y ve incluyendo muchos más vegetales y productos de soja y tofu en tu dieta, luego continua con la eliminación de todo tipo de carnes y así sucesivamente hasta que no consumas nada proveniente de animales.

Recuerda que esto puede tardar y no es recomendable forzarte a hacer un cambio al cual no te sientes preparado, dale tiempo a tu organismo a acostumbrarse al cambio y verá que se hace más sencillo. El tiempo que tarde dependerá de ti y de como te vayas adaptando a esta nueva forma de ver y afrontar la vida.

Asesórate con tu médico o algún nutricionista si no sabes qué comer para darle a tu cuerpo lo que necesita te ayudará también poder elegir mejor que es bueno para ti y qué no. En todo caso aprende a través de la propia experiencia.

Sigue leyendo para profundizar en tu crecimiento y despertar espiritual:

Mucha luz y amor

Recibe Consejos de Amor y Espiritualidad GRATIS Todas las Semanas!

Comments

  1. GRACIAS! POR ESTE COMENTARIO, VOY A INTENTAR MEJORAR MI ALIMENTACION PARA DARLE A MI CUERPO MAS VITALIDAD.

  2. 🙂 Paso a paso Gabriela se obtienen grandes resultados. Mucha luz y amor. -Heidi-

Speak Your Mind

*

*