En la Búsqueda


En algún punto de la vida te has sentido en la búsqueda de saber quién eres, de qué es lo que de verdad quieres, necesitas respuestas, tratas de encontrar a ese maestro o ídolo a seguir, ese alguien que te de las respuestas y pasos exactos a seguir, te vuelcas a buscar fuera lo que únicamente puedes encontrar dentro de ti misma.

Dejas en manos de otros tu destino y lo que puede ser tu vida, necesitas oír la confirmación o la aprobación de la boca de otros acerca de lo que es mejor o no para tu futuro, validas con mayor facilidad la opinión, acerca de ti, de otra persona, no dudas de su veredicto, eliges muchas veces desde el punto de vista de un tercero y, aunque siempre sabes lo que es mejor para ti, te haces sorda voluntariamente y sigues transitando por la amarga vía de la incertidumbre, te frenas en tomar acción para llegar a donde quieres por miedo al fracaso o al éxito.

Hoy para ti es fácil criticar la forma como te educaron y criaron tus padres y hasta te sentirás en derecho de culparlos por tu situación actual, ya sea buena o mala.

Seguramente te descargas con ellos porque no te dieron esto o aquello, o porque no te hicieron así o asa, seguro se te hace más fácil odiarlos que amarlos y respetarlos, seguro clavas en sus corazones la punzada de tu rencor y frustración de no ser alguien exitoso, feliz o perseverante.

Algunos culparán a sus padres por la figura que tienen hoy o las enfermedades que han contraído, alegando que la gordura y la mala salud es hereditaria y que tú no puedes hacer nada contra eso.

  • Estás perdida, confundida, dolida, amargada y culpas a todo el mundo a tu alrededor, aborreces todo y a todos, te sientes desafortunada en esta vida, crees que todo lo malo te sucede sólo a ti y quisieras desaparecer porque crees que eso sería la solución a todo o quizás ganarte la lotería.
  • Quizás siempre encuentras una excusa perfecta y justificada por la cual no haces nada para cambiar tu vida, estás muy cansada, no tienes tiempo, estás enferma, te tienes que ocupar de muchas cosas a la vez, nadie te ayuda, nadie te comprende. ¿Qué injusta es la vida verdad?
  • Quizás hoy viven tú, tus hijos y tu pareja bajo el mismo techo que tus padres, y no porque tú les hayas invitado a vivir contigo, no, sino porque no eres capaz de tomar la responsabilidad de tus propias decisiones y tus padres te han brindado una vez más su ayuda dándote cobijo y comida hasta que tú puedas sostener tu propia familia y con todo y eso tu pareja crea discordia y malestar en la unión familiar y tú no haces nada para mantener la armonía que siempre hubo en tu hogar más bien le apoyas.
  • Seguramente tú eres una madre soltera que aún vive con sus padres, y quizás tu pareja no se hace cargo de su responsabilidad pero sigue diciendo que te “ama”, y tú en vez de sentirte agradecida y feliz de que tu madre te ayude a criar a tus hijos mientras tú trabajas para ganar dinero, te desvives en recriminar y exigir, no demostrando gestos de gratitud y humildad, buscas también crear un ambiente aún más hostil con otros en tu casa, tus hermanos, sus parejas y hasta con tus sobrinos.
  • Puede que hoy estés enemistada con una gran parte de tu familia porque esa es tu forma de hacerles pagar por tu desdicha, sin tomar en cuenta que la vida es realmente corta y si mañana esas personas, o tú misma, llegan a morir no habrá tiempo de hacer las pases o de buscar el perdón y te lamentarás y arrepentirás.

¿ Te parece ese comportamiento correcto? ¿Crees siquiera que te mereces la bondad de otros en tu vida?

Pues déjame decirte que eres una persona de lo más vil y cruel que hay en este mundo, eres una persona egoísta negativamente porque no tienes la decencia de tomar las riendas de tu vida y de tus pensamientos, no eres más que un parásito que depende de otros para poder existir y que teniendo todas las capacidades de sembrar amor lo que estas es escupiendo tu veneno, ese veneno que se ha producido dentro de ti porque no has podido reconocer en ti al ser lleno de amor que eres.

Cuando eras pequeña pensabas quizás que tu madre o padre lo sabían todo y creíste ciegamente en sus consejos, te lanzaste en sus brazos y dejaste que ellos encaminaran tu vida, y de seguro lo hicieron lo mejor que pudieron, lo hicieron guiados por sus propias limitaciones de pensamiento, de creencias, de educación, de posibilidades económicas y culturales, ellos te traspasaron tanto como ellos obtuvieron en su vida y lo hicieron con la mejor intención porque querían lo mejor para ti.

Te recuerdo que ahora es tu turno de educar y criar a tus hijos y de seguro ellos en un futuro también te recriminarán tu forma de tratarlos, educarlos y criarlos.

Depende de ti hacer un mejor trabajo, depende de ti que puedas cambiar el rumbo, depende de ti lo que puedas aportar a tus hijos y por eso debes ocuparte de ti mismo ahora, tienes que pagar el precio y tarde o temprano el cobrador tocará a tu puerta sin falta.

Tú, al igual que todos tienes la decisión de cambiar eso hoy si decides hacerte cargo de ti, si decides tomar conciencia de que ahora te corresponde a ti decidir en tu vida, de que ahora la que debe poner el rumbo eres tú, de que la única con el poder de obtener la vida que quieres de verdad eres tú.

Tus padres sólo eran una guía para tus años de niña y adolescente, aunque ellos se hayan pasado uno poco más y estén dirigiendo tu vida hasta hoy porque tú lo has permitido, ya lo que ellos debían enseñarte y te enseñaron cumplió su función ahora te toca escribir a ti tu propia historia, te corresponde decidir como serán los próximos capítulos de tu vida para tener el final que deseas.

De los maestros o guías puedes tomar el ejemplo y todas las herramientas que te permitirán lograr cambios en tu existencia, hay información suficiente para todos, sólo debes querer de verdad cambiar tu situación actual, sólo debes tomar la decisión de ser diferente y pensar diferente, sólo es necesaria tu aprobación porque aunque necesites un maestro o guía tú eres el que le das la interpretación a esas enseñanzas amoldándolas a tu propio beneficio y situación porque eres tú la única que reconoce, sin dudas, lo que te hace feliz, tú a la final eres tu propia maestra porque perfeccionas las enseñanzas que obtienes de los demás y de las situaciones que vives.

Cada vez que desees buscar un culpable de tu situación actual mejor reflexiona en como puedes cambiar eso que te molesta, qué acción puedes emprender para dirigir tu vida, hazte consciente de que tú tienes el poder para cambiar y que sólo lo debes desear así.

Aprende a ser más agradecida, aprende a ser más humilde, aprende a valorar la bondad de otros, aprende a abrir tu corazón porque cuando tienes tu corazón abierto puedes dar y recibir más amor en tu vida, preocúpate porque lo que tú des y hagas sea lo mejor, trata de no prestar tanta atención a los ataques de otros, no le devuelvas lo mismo, se más inteligente y mucho más sabio obrando con amor, señales el camino a seguir para que liberen su corazón del odio y el desamor.

Tú eres un ser maravilloso, tú puedes contribuir con la sanación del mundo si decides expandir el amor y contagiar a otros. Celebra la vida, celebra el estar viva, celebra poder tener la dicha de estar en este mundo y marcar la diferencia, atrévete a rendirte y dejar de aborrecer y empieza a amar. Ama tu vida hoy, ama a tu familia hoy, ama las oportunidades hoy, abrázalas y no las dejes darte la espalda.

Las acciones de los demás hacia ti es su problema, el como tú reacciones a ello es el tuyo.

Estos Artículos los he cuidadosamente seleccionado para guiarte en este proceso por favor léelos:

Mucha luz y amor

Recibe Consejos de Amor y Espiritualidad GRATIS Todas las Semanas!

Comments

  1. un tema fascinante justo en el meollo gracias por abrirme los ojos

  2. veonica floes says:

    😀 muy buena informocion. megusto. ayuda. a levantar. el animo.

Speak Your Mind

*

*