Tú eres una Pieza Importante


Eres un ser dotado con una capacidad inagotable de amor dentro de ti y parte de tu misión en este mundo es: contribuir con la elevación de esta energía y poder así expandirla a tu alrededor.

Cuando te enfocas en lo positivo y bello que tiene la vida y te dejas invadir por esa energía elevada que proyectan, te contagias con la buena vibra, poniéndote de buen humor, quizás hasta se te dibuje una sonrisa en la cara, la mayoría de la personas sienten que se relajan con mayor facilidad y todo pareciera que cobrara vida y un nuevo y brillante color que ilumina el alma.

Al estar en este estado y entras en contacto con alguien, le contagias esa buena vibra y esa persona se sentirá mejor, más calmada y hasta más dispuesta a tener un mejor día, tú puedes contribuir con esa expansión aún más, si te animas a dejar fluir la bondad de tu corazón y te animas a sentirte bien desde que inicias tu día cada amanecer.

Si tú contagias a otras personas con tu buena vibra, con tu espíritu amoroso, con tu amor, esas personas contagiarán a todos aquellos con los que tengan contacto y todos esos contagiarán a muchos otros y así sucesivamente se va creando la cadena de la expansión del amor.

Cada vez que permites que el ser amoroso que eres actúe, cada vez que sientas y permitas que todo lo que haces salga de tu corazón, estás expandiendo el amor a tu alrededor, estás siendo portador de esta maravillosa energía, dando la oportunidad de que todo aquel que entre en contacto contigo se beneficie y contagie.

Hay formas muy simples y efectivas de lograr este efecto aquí te propongo algunas:

  • Regala una sonrisa que salga de tu corazón y que refleje tu bienestar interno.
  • Halaga a alguien con una palabra amable, cordial, hermosa.
  • Da un abrazo sincero a alguien que creas lo merezca o necesite.
  • Sé amable.
  • Ofrece tu ayuda.
  • Hazle saber a alguien lo valioso, lo bien que ha hecho algo, lo talentoso, amable o hermoso que es para ti.

A veces olvidamos que los pequeños detalles cuentan mucho al momento de demostrar nuestro afecto a los demás, en reflejar nuestro bienestar interno y para conectar con nuestro espíritu.

Sea lo que sea decidas hacer para activar y expandir el amor, procura que sea algo que salga de tu corazón, que sea sincero y verdadero para que surta el efecto que esperas, si haces algo sin de verdad quererlo o sentirlo puede que cause un efecto contrario, no debes forzar nada, debe salir natural y tú mismo te darás cuenta cuando decidas ponerlo en practica.

Expandir el amor a tu alrededor es la mejor acción que puedes tomar hoy porque ayudará a la sanación del mundo, y recuerda si todas las personas son felices entonces el mundo se convierte en un mundo feliz.

¿Que te anima a mostrarte benevolente?

Ser bondadoso es algo inherente al ser humano, nos encanta contribuir con los demás, sentirnos útiles, hacer el bien y dar lo mejor de nosotros, pero

¿Con qué frecuencia practicas ser bondadoso?

La bondad llena nuestra vida y nuestras experiencias de bienestar, porque nos revela la verdad que yace en nuestro corazón, nos revela que somos seres llenos de amor y que trascendemos al mundo material.

Basta con que sólo ayudes a alguien con su mudanza o con unas bolsas pesadas para activar la chispa de vida en él, la otra persona se sentirá agradecida y tú te sentirás bien. Somos seres motivados por naturaleza a dar, y damos siempre sin ningún problema lo que esté a nuestro alcance.

Pero debes tener claro que el acto de ser bondadoso es algo que debe darse de forma natural y sin esperar nada, puesto que cuando “finges” ser bondadoso por el hecho de que quieres que los demás piensen: !Qué persona más ejemplar!, o por querer ganar la admiración de otros no tiene el efecto adecuado porque no es genuino, saldrá a relucir en cualquier momento la verdadera intención.

Se bondadoso con los demás y contigo mismo y deja que ese destello de luz haga brillar tu vida. No esperes nada de los que ayudas , porque recuerda que el dar y recibir funcionan de forma cíclica, y tú recibirás, siempre que te abras a ello.

“Ana Sofía nos comentó su experiencia de la bondad, ella ayuda alfabetizando a personas de edad avanzada en un escuela de su comunidad, ella se dedica a trabajar con ellos y enseñarles a leer y escribir, una de sus alumnas, de 65 años, le comentó emocionada que había podido llenar un formulario en el banco ella sola y que por primera vez en su vida se había sentido valiosa, le agradeció su labor.

Por otro lado Ana Sofía comenta que mostrar estos actos de bondad le ha servido para comprender lo valioso de un corazón lleno de paz y bienestar y dice también que las manifestaciones de bondad por parte de otras personas le hace seguir motivada a dejar que el ser amoroso que hay en su corazón siga tomando el control, hace poco se unió a un grupo que ofrece comida a los pobres en conjunto con su iglesia y las cocineras le están enseñando a ella a cocinar”.

Podemos siempre obrar de forma bondadosa respetando nuestros propias necesidades, no siempre son grandes cosas las que debemos ofrecer y si creemos que no tenemos las posibilidades, entonces opta por ofrecer tu tiempo, tu sonrisa, tu apoyo, tu comprensión, las cosas que ya no uses como ropa, juguetes, artefactos eléctricos, tus conocimientos, un buen chiste, un dibujo, nuestra página Dentrodemi.com  o lo que sea puedas ofrecer. Ser bondadoso nos enseña acerca de la compasión y nos ayuda también a reconocer que nosotros podríamos necesitar algún día de otros, lo que despierta nuestra empatía hacia los demás.

Lo mejor de ser bondadoso es que nos crea un estado de bienestar y paz incomparables, cuando podemos conectarnos con los más necesitados y ofrecer una posibilidad para cambiar su situación es de verdad gratificante.

Recuerda que se trata de ayudarles a mejorar su condición, no de hacer el trabajo por ellos, si hay alguien que necesite dinero, entonces puedes ofrecerle algún tipo de trabajo ya sea en tu casa para que te ayude a limpiar o arreglar el jardín o pintar, si es comida entonces puede ayudarte a preparar la cena o lavar los platos, es necesario tener en cuenta que si le damos todo fácil a los demás (que estén sanos por supuesto), no le ayudamos si no que le debilitamos y los hacemos dependientes de otros o de nosotros.

Como dice el dicho:

“No le des el pan hecho enséñale a hacer pan¨

de esta forma contribuyes de verdad con los demás.

Comparte en los comentarios ¿Cuál ha sido tu último acto de bondad? 

Lee estos artículos y profundiza en el tema:

Mucha Luz y amor

Recibe Consejos de Amor y Espiritualidad GRATIS Todas las Semanas!

Comments

  1. Un abrazo y un saludo con mucho amor y luz para ti y Gustavo.
    Ya no estoy trabajando (me jubile) el mes pasado.
    uno de estos dias te llamo para platicar un poquito.

    besos,
    Teresa.

    🙂 Hola Tere linda que rico que estés disfrutando tu jubilación, estamos en contacto como siempre. Un abrazo de luz para ti todos tus seres amados. Heidi

  2. ESTOY MUY CONTENTA,DE CONECTARME CON USTEDES ,ASI PODER SER CADA DIA MUCHO MEJOR,COMO ASI TAMBIEN APRENDER ,MAS A SER POSITIVA ,ME ENCANTA ESTAR CON PERSONAS QUE PUEDEN GUIAR COMO LO HACEN USTEDES,DESDE YA GRACIAS Y MUCHA LUZ. 😛

Speak Your Mind

*

*