Los que te Rodean son Tu Reflejo


El nivel de educación emocional que poseemos es lo que nos permite relacionarnos con los demás a nuestro alrededor de forma efectiva, desde temprana edad desarrollamos habilidades sociales que son adquiridas principalmente en el hogar a través de las personas que están a nuestro cuidado cuando somo bebes hasta los dos años  de edad.

El vínculo afectivo que desarrollamos con nuestra madre y la sintonía que se pueda lograr mercará la pauta de si seremos o no exitosos en nuestra vida de adulto y sobretodo en la facilidad o dificultad que tengamos para conectar y sintonizar con los demás a niveles sentimentales, amistosos, profesionales y sociales en general.

La empatía nos permite relacionarnos con otros y con sus sentimientos respetando al mismo tiempo nuestros propios sentimientos, ideas y opiniones. Esta característica juega un papel importante al momento de hacer amigos, entablar una relación de pareja, ser un líder de una empresa o movimiento, mientras más empático se es más fácil es conectar con los sentimientos ajenos.

Gran mayoría de las personas crecen en hogares carentes de incentivos afectivos o incluso donde no existe conexión madre e hijo, ya sea porque hay un gran número de hijo o porque se ha crecido huérfano. Como todo en la vida ser hábil para relacionarnos con otros de forma empática se puede aprender, es cuestión de estar dispuesto a soltar los viejos patrones adquiridos, vaciar la maleta donde se carga todo el bagaje emocional negativo y adquirir un patrón totalmente nuevo y más positivo que provea nuevas oportunidades vibrantes y llenas de vida y amor.

Podemos encontrarnos con personas que no saben como relacionarse con los demás, y algunas que confunden ser empáticos con hacer lo que otros dicen sin respetar sus propias necesidades, ideas u opiniones, esas personas están haciendo peso en un solo lado de la balanza y en algún momento no podrán más con la presión y con el desgaste que esta actitud produce.

Saber tratar a los demás es ver un poco más allá de sus palabras, es poder sentir sus verdaderos deseos, intenciones, necesidades, es poder ponerte en su lugar y entender el porqué de sus acciones y forma de ser.

Cuando interactúas con alguien no sólo estás hablando con este ser estás recibiendo información energética, que no es verbal, pero que ofrece mucha más información acerca de esa persona, si te detienes a escuchar enfocándote en sentir sus palabras podrás iniciar una conversación realmente profunda y encontrar una forma de poder dar un consejo, una palabra de aliento, una opinión acertada o una aprobación.

Debemos tomar en cuenta que todos desean ser oídos y en muchas de las interacciones podemos notar que ambos desean hablar y muchas veces ocurre que alguien está diciendo algo y el otro interrumpe para decir algo también, no sabemos escuchar y ese es una de las primeras faltas en la forma de relacionarnos con otros, decide hoy aprender a escuchar tus relaciones mejorarán notablemente, y cuando necesites ser escuchado encontrarás un amable oído de seguro.

Un factor importante a tomar en cuenta al interactuar con otros es la forma como nos dirigimos verbal y físicamente a ellos, nuestro vocabulario y nuestras postura o lenguaje corporal al hablar dicen más que cualquier palabra que podamos decir, nuestro tono de voz, nuestra mirada, nuestras manos, todo nuestro cuerpo habla por sí sólo, es por ello importante estar en sintonía con lo que decimos.

Practica desde hoy por ejemplo poner una sonrisa en tu boca cuando respondes el teléfono, tu tono de voz se tornará agradable y  la otra persona recibirá una especie de bienvenida, luego prueba responder el teléfono con el ceño fruncido, tu boca tomará una forma sería como de enojo, y observa los resultados. También toma en cuenta el vocabulario que utilizas, e incluye nuevas palabras cargadas con energía positiva. Cuando te dirijas a tus hijos, a tu pareja, a tu familia, amigos, conocidos, a tu mascota o a ti mismo utiliza palabras amables, dichas con una expresión amable, puedes incluir la sonrisa y verás los resultados fabulosos.

La relación que tienes contigo mismo juega un papel importante en la forma como te relacionas con los demás, si estás constantemente criticándote, menospreciándote o denigrándote, de esta misma forma automáticamente tratarás a los demás. Empieza a mejorar la relación contigo mismo, el amor por ti mismo, decide hoy mismo considerarte una persona con un potencial infinito y dale uso a ese potencial de regar el amor a tu alrededor, nada importa más que esparcir tu esencia y tu esencia está cargada de amor.

Tú, al igual que todos, sabes exactamente lo que necesitas recibir y dar para que las relaciones con tus semejantes sean amenas y satisfactoria y el mejor truco que puedes poner en practica es convertirte en esa persona que deseas encontrar, si estás buscando a alguien que sea sincero contigo en todo momento entonces conviértete en una persona sincera, si estás buscando a una persona en quien poder confiar ciegamente entonces conviértete en la persona en quien alguien pueda confiar ciegamente, si estas buscando a alguien que te pueda comprender, entonces conviértete en alguien que comprende, si buscas a alguien que te pueda escuchar entonces aprender a escuchar.

Las relaciones interpersonales que logramos establecer en nuestra vida son un reflejo de nosotros mismos y toma en cuenta que es muy fácil amar y aceptar a aquellas personas que son fáciles para nosotros, pero el reto y el aprendizaje mayor está en aquellas personas que nos resultas difíciles, aquellas que no aceptamos como son y que nos cuestan amar.

Has un recorrido por tu vida y observa quienes son esas personas y que podrías cambiar en ti para que esas relaciones mejoren o puedas soltar situaciones o traumas relacionadas con ellas. Recuerda que tú siempre decides y que tú siempre puedas cambiar  tu vida para mejor, es tu decisión en todo momento.

Lee más sobre relaciones de pareja sin peleas aquí:

Recibe Consejos de Amor y Espiritualidad GRATIS Todas las Semanas!

Speak Your Mind

*

*