Retoma la Motivación Establece tus Prioridades


Cuando emprendes algo nuevo en tu vida estás rebosante de energía, motivación y muchas ganas de hacerlas posible o de llegar a esa meta, todo lo que emprendes ya sea conquistar a esa chica o chico, tus estudios, aprender a tocar algún instrumento, aprender a bailar, obtener un nuevo trabajo, mudarte a un nuevo lugar, ciudad o país, lograr reunir el dinero suficiente para la inicial de tu casa o carro, mejorar tu condición y aspecto físico, un nuevo negocio o un cambio de carrera, todas esas acciones van cargadas de toda nuestra esperanza y de todas nuestras ganas de lograrlos u obtenerlos.

Al cabo de un par de días, meses o años la mayoría pierde el enfoque del porqué está tratando de obtener esa meta, de terminar esa carrera o de sacrificarse ahorrando sin parar y empiezan a perder la motivación, la esperanza y en muchos casos las ganas de seguir intentándolo, ese es un período por el que atravesamos todos, sin excepción , un período de autosabotaje y confusión.

Dependiendo del caso esto se produce porque no se han obtenido avances o se ha estado fuera de la realidad totalmente, en otros casos se debe a la falta de constancia y a la posible fluctuación anímica de cada persona, otra posible causa es que no se han establecido claramente los objetivos a llevar a cabo durante la travesía que te acercará a la meta final para poder así mantenerse enfocado en cada paso que se da.

Cuando deseamos lograr cualquier cosa es necesario tener una ruta marcada y no ir a la deriva, es decir, si hoy decides que deseas ser doctor, entonces debes tomar en cuenta todo lo que conlleva alcanzar esa meta, todos los posibles obstáculos que se te presentarán en el camino, todos los momentos difíciles que podrás experimentar, la inversión de energía, tiempo y dinero que tendrás que hacer y eso sin contar por ejemplo todas las fiestas que te perderás, pero lo más importante es quizás la chispa inicial que te hizo decidir lograr esa meta, lo que inició en ti las ganas de lograrlo.

Pongamos un ejemplo: Quieren comprar su primera casa, para ello han pensado en como lo podrían lograr, has pensado y conversado con tu pareja quizás tomar un préstamo del banco o de algún familiar que tenga las posibilidades, quizás tu pareja y tú han decidido por ejemplo trabajar y ahorrar lo más que puedan, restringiendo por ejemplo las vacaciones largas o comprar cosas como un nuevo teléfono celular en los próximos dos años, evitar comprar ropa muy costosa o salir a cenar muy seguido, ambos han estado de acuerdo al principio cuando han establecido el plan, al cabo de unos meses o en el primer año uno de los dos empieza a sentir que ya no puede sostener el plan y desea sucumbir al gasto innecesario saliéndose del plan acordado, esto crea tensión en la relación, si el otro está enfocado y tiene presente aún cual es la razón principal por la cual decidieron hacer ese sacrificio justificado y dependiendo de la relación entre esa pareja, puede que el que sigue enfocado ayude al otro a recordar el plan y puedan continuar entonces enfocados y renovados en la motivación, pero si no es el caso puede que lleguen hasta a deteriorar la relación.

En este caso es necesario preguntarse: ¿Porqué estoy siguiendo este plan? ¿Cuál fue la razón inicial? ¿Vale la pena aún seguirlo? ¿Deseo de verdad alcanzar esa meta? Esto se aplica a cualquiera que sea la meta final ya sea un bien material o la libertad financiera, bajar kilos demás, terminar estudios, aprender un idioma, tener un bebe o no tenerlo por ahora, entrenar para las olimpiadas, etc… Siempre debes recordar el porqué de lo que haces, para que te mantengas motivado y por ende enfocado.

Toma en cuenta de que si no tienes desde un principio bien claro que es lo que quieres entonces andarás a la deriva y será muy fácil salirte del plan, desmotivarte y sentirte fracasado en todo lo que emprendes.

Existen formas para retomar la motivación que podemos perder en el camino y una de ellas es establecer las prioridades, este principal paso te ayudará a tener siempre presente el porqué es importante lograr esa meta y lo que te hace mantenerte en ese camino, por supuesto siempre podemos optimizar la forma como llevamos a cabo la ejecución de cada paso y es importantes ser flexibles y adaptarnos a los posibles cambios favorables para la consecución de nuestra meta. Si has perdido últimamente la motivación y ahora mismo te encuentras en una encrucijada sin saber que hacer o como salir de esa apatía, entonces te sugiero hagas lo siguiente:

  • Tómate una pausa, ya sea un fin de semana, unas vacaciones o un par de días en el que puedas desconectarte de tu ambiente habitual, sal de casa y ve a algún lugar cerca de la naturaleza o donde todo sea diferente para ti, esto ayuda a refrescar y a calmar la ansiedad que te puede producir estar en el ambiente que normalmente frecuentas. Cambiar lo que vemos a diario nos ayuda a recargar nuestra energía. Si no te es posible ir de viaje o estar fuera de casa, entonces intenta ir a algún lugar cerca de la naturaleza durante el día.
  • Respira, la respiración libera las tensiones, nos libera de las toxinas y nos ayuda a retomar el flujo de la vida. Nuestra energía se ve estancada cuando tenemos estrés, miedo, angustias o preocupaciones porque aguantamos la respiración.
  • Descansa, cuando necesitamos claridad para tomar una decisión importante o retomar nuestros proyectos lo mejor es estar descansado, dormir nos ayuda a asimilar y a ver la situación con otros ojos, cuando estamos agotados es imposible tomar una decisión adecuada.
  • Reconéctate con tu chispa inicial, antes de iniciar cualquier proyecto o trazarnos una meta ocurre una chispa inicial que es la que nos mueve a tomar las acciones necesarias, durante nuestra camino hacia esa meta la chispa puede que pierda su esplendor y quede casi apagada, basta con te recuerdes el porqué iniciaste esas acciones, que recuerdes porqué querías lograr eso en lo que estás ahora, el porqué decidiste hacer esos cambios y entonces reconocerás si es lo que deseas aún.
  • Juega y haz algo que te guste, desconectarnos del estrés o la presión a la que nos sometemos en algún momento de nuestra vida nos ayuda a refrescarnos, cuando sientas que estás agobiado, tómate un tiempo para consentirte y hacer algo que te encante, sea lo que sea, vuelve a conectarte contigo mismo, la inspiración volverá.
  • Crea tu ventana de los deseos, esto te ayudará a tener una fuente que te recuerde el porqué de tus metas, el porqué haces lo que haces y en esos momento de desmotivación puedas recuperarla visualizando aquello que deseas lograr.

Si estás agobiado momentáneamente porque no ves resultados inmediatos te recuerdo que todo lleva un tiempo de maduración y aunque queramos tener ya todo lo que deseamos esa actitud sólo logra que nos frustremos y perdamos el enfoque en el momento presente, que es  en el único que podemos actuar para lograr lo que queremos, es necesario tener metas trazadas pero más importante es dar en el momento presente los pasos para llegar a esa meta. Todo llega en su momento debido no es necesario desesperarse si no vivir enteramente cada instante que tenemos para hacer nuestros deseos realidad.

Lee estos artículos y profundiza en el tema:

Mucha Luz y amor

Recibe Consejos de Amor y Espiritualidad GRATIS Todas las Semanas!

Comments

  1. maria bermudez says:

    !Excelente tema, Heidi! : 😆
    Tienes toda la razón en lo que planteas. En mi caso, lo que más me cuesta mantener es la constancia, ya que tiendo a desanimarme muy rápidamente ante los obstáculos a mis metas. 😥
    !Seguiré trabajando en eso!
    Saludos afectuosos,
    María B.

    🙂 Hola María, Bienvenida y gracias por estar y querer mejorar cada día. Mucha luz y amor.-Heidi-

  2. Es increible lo bien que me hacen sus palabras cada dia cada semana muchisimas gracias y bendiciones para ustedes.Para todos.Besos

    🙂 Hola Belen, bienvenida siempre y gracias por estar presente, mucha luz y amor.-Heidi-

Speak Your Mind

*

*