Vive con Sorpresa y verás Milagros


Mientras somos niños   todos los acontecimientos nos maravillan, cuando empezamos a salir de nuestro mundo en casa y nos iniciamos a entrar en contacto con el mundo que nos rodea, a explorarlo, experimentarlo y a descubrirlo nos dejamos sorprender por cada simple cosa que vemos, olemos, tocamos, sentimos. Todo nos parece mágico y emocionante.

A esa edad nuestra atención se posa en cada creación y todo despierta en nuestro ser admiración y curiosidad, cada flor tiene un color luminoso, cada señal de vida no parece increíble, cada interacción con el mundo nos ofrece una oportunidad para aprender algo nuevo, para conocernos más a nosotros mismos.

Es como si saliéramos a un gran escenario en donde todo es posible, el sólo hecho de tocar la arena con nuestra manos, posar nuestros pies descalzos en el césped son una experiencia increíbles llenas de muchas sensaciones nuevas.

No tenemos expectativas, simplemente nos permitimos estar y disfrutar el momento. Nuestra inocencia está a flor de piel y no nos permite desconfiar.

  • ¿Pero qué pasa un tiempo después?  
  • ¿A dónde va esa alegría que nos ofrece cada experiencia?
  • ¿Porqué después de cierta edad y es imposible admirar la belleza o sorprender de las cosas bellas que llegan o que hay en nuestra vida?
  • ¿Porqué nos volvemos desconfiados, escépticos y cuidadosos?

Nos transformamos en seres llenos de miedo y siempre estamos esperando lo peor, el peor desenvolvimiento, el peor resultado, la peor experiencia y este comportamiento mental solo atrae a nuestra experiencia situaciones que nos dan más miedo y obtenemos entonces los peores resultados.

Trata de analizar tu propia vida e intenta de recordarla última vez que miraste algo con admiración o que un atardecer te sorprendió con su hermosura. Trata también de pensar ¿Cuándo fue la última vez que caminaste descalzo sobre el césped o la arena,

¿Desde cuándo no has experimentado el olor de tus flores favoritas?

Para los adultos sorprenderse por cosas sencillas, como por ejemplo un atardecer, una flor, una mariposa, el cielo azul, la lluvia, un paisaje o alguna cosa que sea demasiado obvia porque ya la ha visto les resulta quizás aburrido o demasiado trivial y entran en la modalidad LO SE TODO: ya lo he visto, ya se como se siente, ya se como huele, para que hacerlo nuevamente, eso es perdida de tiempo.

Otra actitud muy usual y bastante limitante refiriéndonos al tema de las sorpresas es por ejemplo no aceptar los gestos o las sorpresas que nos pueden hacer los demás, como el siguiente caso:

Tu pareja te trae flores y no es un día “especial” entonces en vez de agradecer por el gesto de amor y amabilidad, te pones a pensar o incluso a reclamar cosas como: ¿Qué hiciste? ¿Me estás engañando?  ¿Y eso a que viene? en vez de simplemente vivir y disfrutar el momento te trasladas a otro tiempo o a crear historias negativas sin razón.

La mayoría de los adultos ha cambiado el significado de la palabra sorpresa asociándolo con un hecho negativo que le impide dejarse sorprender y animándolo a querer tener todo bajo control, todo supervisado, todo predestinado, todo calculado, hasta impiden que la ayuda del cielo les llegue porque lo hacen condicionando el cómo llegará esa ayuda o como deberá llegar, quedando entonces decepcionados porque Dios, los ángeles y el universo no les dieron lo que querían y como lo pedían,

Por ejemplo alguien que necesita dinero, pide ayuda al cielo diciendo: “Dios permite que me gane el premio mayo de la lotería “X” de éste sábado a las 7:00PM”, Dios, los Ángeles y el Universo atienden siempre tus pedidos, pero ellos eligen el como te harán llegar lo que pides, por eso cuando te colocas en una posición inflexible dejarás pasar esa ayuda o guía que te permitirá obtener lo que has pedido y elijarás s pensar que no se te ha oído.

Desde hoy trata de dejarte sorprender, do no poner rigidez en como las cosas deben llegar a ti, trata de liberarte del aspecto negativo de querer controlarlo todo, atrévete a confiar, atrévete a soñar , atrévete a sorprenderte mirando una flor, el sol, la luna, la lluvia, trata de ver la magia que guarda cada creación sobre la tierra, deja que tu curiosidad te lleve a averiguar más allá de lo que ver tus ojos,  admira la belleza de tu propio ser, permítete sorprender a alguien y que alguien te sorprenda. Cambia esa definición negativa que has adoptado acerca de las sorpresas y déjalas entra tu vida hoy.

Sigue leyendo y aprendido a cultivarte:

Mucha luz y amor

Recibe Consejos de Amor y Espiritualidad GRATIS Todas las Semanas!

Comments

  1. Hola Heidi,

    Que hermoso artículo!!!!!!!!, todos los días me propuse como parte de mi diario vivir leer uno ó dos de los escritos de su página. Estos me esta ayudando a enriquecer mi alma, mi espiritu y por ende a sanar mi cuerpo. El pesimismo y mala vibra es característico hoy en día en todos los seres humanos y sin uno darse cuenta forma parte de esto. Nosotros estamos llamandos a ser esa luz, pero para ello debemos hacer muchas cosas: nutrirnos con la palabra de Dios, perdonar, amarnos a nosotros mismos………..
    Gracias por compartir ésto, me esta ayudando un montón….

    Saludos,

    Ximena

    🙂 Hola Ximena, maravillosa estrategia para acelerar tu crecimiento. Mucha luz y amor. – Heidi-

Speak Your Mind

*

*