Si intención tus deseos no Llegarán a ningún Lado


En el proceso de la manifestación y de la creación intervienen dos factores importantes uno es la Atención y el otro es la Intención.

La atención le da la fuerza a aquello que deseamos lograr a medida que no enfoquemos en ello, por eso en las cosas que pones tu atención se manifiestan en tu experiencia.

La atención que le damos a las cosas que están a nuestro alrededor, la atención que ponemos a ciertas situaciones a través de nuestros pensamientos le permiten convertirse en una realidad para nosotros.

Quizás habrás escuchado esa frase que dice: Donde pongo el ojo pongo la bala, pues describe exactamente lo que es la atención.

Muchas de las personas que no ponen atención a lo que hacen, muchas veces pasan por personas descuidadas, en quien no se puede confiar, a quienes les cuesta retener o aprender algo, los niños  muchas veces no prestan la atención necesaria a aquello que hacen y muchas veces esto les acarrea accidentes.

Como por ejemplo cuando están cruzando la calle, o cuando están tomando un vaso con líquido sin poner sus ojos en ello si no en otra cosa que los distrae como la televisión, otro niño,  un animal etc… Nos permite captar y darle cabida a las cosas en nuestra vida.

Por otro lado la Intención es el empuje, es el motor que nos permite transformar  la energía que utilizamos cuando enfocamos nuestra atención en algo que deseamos lograr.

Un deseo sin intención es como un auto sin gasolina o sin ruedas, no llega a ninguna parte.

Para lograr manifestar lo que sea en nuestra vida debemos combinar la atención y la intención, recuerda que en aquello que colocamos nuestra atención le damos la fuerza para que  se manifieste y acompañado de la intención entonces lo manifestamos y aquello a lo que no prestamos atención desaparece de nuestra experiencia.

Ese enfoque es la chispa que enciende la luz en nuestro camino a la manifestación de lo que deseamos. En todo momento ponemos intención en lo que hacemos, muchas veces inconscientemente y muchas veces sin saber cual es la verdadera intención que se esconde en nuestra acciones. 

A veces colocamos una intención que no es nuestra si no que es impulsada por otros o porque la hemos aprendido de otros. Hoy es necesario que tomes consciencia de que la intención va inmersa en todo lo que haces y que para que puedas disfrutar de su poder real debes descubrir cual es tu verdadera intención en las cosas que haces.

Por ejemplo estás queriendo obtener algo porque es lo que tu verdaderamente deseas? ¿estás persiguiendo una meta porque es lo que tu deseas o a caso lo estás haciendo por complacer el deseo de alguien más?

Muchas veces las personas no obtienen lo que desean por dos razones una no ponen la intención correcta en la dirección correcta, la otra es porque no han descubierto la razón verdadera que les hace querer lograr u obtener eso que creer querer lograr, aquí pueden estar influyendo el ego, el miedo, la necesidad de reconocimiento, la desconexión interna lo que les hace ignorar lo que realmente desean y se ponen a perseguir deseos de otros o los que han impuesto en su sociedad.

Mucha gente desea tener un carro último modelo, el último teléfono celular, todas las cosas materiales que le permitan demostrar que tiene posesiones, pero siguen sintiéndose vacíos,  este es un signo de que esas cosas que desean obtener quizás no son las que necesita, las que de verdad busca porque está actuando partiendo de una acción impulsada por el ego que le hace creer que está separado, que no necesita afecto de otros, que no es parte de Dios, que está solo y que tiene que competir con otros.

Esta forma de actuar es muy común y es una de las principales confirmaciones de que hay una gran falta de amor propio, aceptación, humildad y compasión.

Cuando descubres de verdad lo que te hace más feliz puedes poner tu intención y atención en ello y lo haces crecer, le permites darte los frutos y satisfacciones que mereces.

Cuando pones tu intención en algo que no estás seguro de querer o de merecer es difícil que pueda ofrecerte paz, felicidad, armonía, en vez de ello te ofrecerá oportunidades para sentirte estresado, incapaz, temeroso, agobiado y que estás yendo contra la corriente.

Aprende a conocerte mejor, aprende a luchar por tu propios deseos, aprende a descubrir tu propia esencia, date el chance de ser tu mismo y vivir tu vida, el momento es ahora y tienes todo el derecho.

Encuentra la calma y la serenidad dentro de ti que te permitirá saber y recordar cual es tu verdadera misión, cual es tu verdadera misión en esta vida, que es vivir en la luz y el amor y compartirla con otros.

Sigue leyendo y aprendido a cultivarte:

Mucha luz y amor

Recibe Consejos de Amor y Espiritualidad GRATIS Todas las Semanas!

Speak Your Mind

*

*