Descarga tu Furia y sé Feliz


Todos nos hemos sentido enojados en nuestra vida, este es un sentimiento normal que experimentamos los seres humanos, ya varía de intensidad podemos estar ligeramente enfadados por algo o podemos estar rabiosos hasta explotar.

Experimentamos cambios fisiológicos y biológicos al igual que en otras emociones. Cuando nos enfadamos se eleva nuestro ritmo cardíaco, nuestros músculos se tensan, presión arterial aumentan, al igual que los niveles de las hormonas adrenalina y noradrenalina.

El enojo se puede producir por causas externas o internas. Nuestro enfado puede ser hacia una persona en específico (en casos hacia nuestro jefe, compañero, supervisor) o algún suceso (demasiado tráfico, el mal tiempo) o también se puede producir por recordar problemas personales. Traer a nuestra mente momentos que nos causaron extremo enojo puede volver a producirnos la ira.

 La furia es un sentimiento normal y sano mientras sepamos como controlarnos, en otro extremo puede convertirse en un destructor de nuestra vida, trabajo, relaciones, amistades y en la calidad de vida en general.

 Es importante también no convertir este sentimiento en un hábito ya que nos perjudica en todos los sentidos. Hay que expresar nuestra ira de forma asertiva, es decir en forma respetuosa hacia nosotros y hacia los demás, ya que la ira nos provoca un efecto de querer destruir, golpear y agredir aquello que nos ha enfadado tanto.

Las personas utilizamos una serie de procesos para dejar salir el cólera acumulado, entre ellos tenemos tres de los más comunes: expresarla, suprimirla y calmarse.

Expresar esta carga emocional negativa significa hacerlo de una forma que no provoque una situación peor, se debe hacer tomando en cuenta el no hacer daño a nadie incluyéndonos nosotros mismos.

 El reprimirla tiene como objetivo el convertirla en un sentimiento constructivo pero en muchos casos terminamos sufriendo las consecuencias nosotros mismos, ya que nos guardamos todo provocándonos hipertensión o depresión.

 El otro modo es logrando un control de nosotros mismos y lograr la calma, esto se hace mediante ejercicios de meditación, practicar algún tipo de ejercicios como yoga, pilates, tai chi que ayudan a la concentración y al control mental, logrando de esta forma no afectar nuestro organismo.

 Los psicólogos también pueden ayudarnos mediante terapias personalizadas a canalizar estas emociones.

En estás Artículo encontrarás más temas de Autocuidado y Salud sigue leyendo:

Mucha Luz y Amor

Recibe Consejos de Amor y Espiritualidad GRATIS Todas las Semanas!

Comments

  1. :mrgreen: Me encanta. Gracias por dedicar recursos en apoyo a la auto-ayuda, al auto-conocimiento y desarrollo potencial. 😆 😆

Speak Your Mind

*

*