Si das con el Corazón abrirás una puerta de Abundancia


El acto de dar debe salir del corazón, no funciona cuando damos por obligación o cuando damos esperando recibir algo a cambio. Debemos sentir alegría y gozo de ofrecemos, mentalmente debemos estar actuando de manera que se sienta alegría en el momento.

Debemos aprender a otorgar, cuando no sabemos hacerlo o no valoramos las acciones de los demás, estamos cerrando nuestra conciencia de abundancia. Donar sin esperar nada a cambio nos brinda la oportunidad de sentirnos útiles,  también nos provee de satisfacciones.

Cuando nos referimos a obsequiar sin esperar nada a cambio queremos decir que no debemos exigir recibir de esa persona algo o responda como uno desea. A veces hacemos o damos algo por alguien y no recibimos ni las gracias, no debemos juzgar ni sentirnos traicionados, más bien debemos valorar nuestra acción, porque si esa persona no lo hizo vendrá otra más adelante que si lo hará.

Naturalmente es maravilloso cuando alguien responde recíprocamente a nuestras muestras de amor y ayuda, pero si no lo hace en el momento en que lo esperamos, alguien lo hará en un futuro.

En la vida no hay nada que quede sin recompensa y si lo has hecho con el corazón mucho menos, todo lo que hacemos se devuelve y de mejor manera.

Saber llevar esta acción a cabo, es proporcionar sin echar en cara, pasar la factura y alardear ostentosamente haciendo acto público a diestra y siniestra de lo ofrecido.

No es necesario que todo el mundo se entere de que has dado algo, eso más bien restará valor y sentido, a la vez que mal intencionará la acción. Es mucho más productivo propinar sin humillar, sin que el que recibe se sienta en deuda o pobre y pequeño, debes hacerlo sin que se note, porque es compartir con alegría.

“La vida es la danza eterna de la conciencia, que se manifiesta como un intercambio dinámico de impulsos de inteligencia entre el microcosmos y el macrocosmos, entre el cuerpo humano y el cuerpo universal, entre la mente humana y la mente cósmica. Cuando aprendemos a dar aquello que buscamos, activamos esa danza y su coreografía con un movimiento exquisito, enérgico y vital, que constituye el palpitar eterno de la vida.” Deepak Chopra, Las siete leyes espirituales del éxito.

Cuando no sabemos suministrar es señal de pobreza, independientemente del monto de dinero que tengamos en una cuenta bancaria. Esto nos cierra las puertas para recibir. Te hace sentir vacío interiormente y ese vacío irá creciendo mientras no logres comprenderlo. Debe existir un flujo recíproco entre proveer y recibir. Porque sino sabemos ambos son parte del mismo ciclo.

!Existen aquellos bienaventurados que saben dar sin recordar y recibir sin olvidar!

Sigue leyendo estos artículos que he seleccionado para ti:

Mucha luz y amor

Recibe Consejos de Amor y Espiritualidad GRATIS Todas las Semanas!

Speak Your Mind

*

*