Recibe lo que Pides


Mucha gente tiene la creencia adquirida de que es mejor dar que recibir, sin darse cuenta de que son dos acciones que van ligadas y que si una es interrumpida la otra no puede causar el efecto deseado.

Debemos entender que el otorgar y obtener es como un ciclo y que cuando damos a alguien cumplimos una parte de ese ciclo que se cierra cuando recibimos algo, así no lo esperemos.

Por ejemplo: Cuando ayudamos a alguien estamos dando ayuda, hemos abierto un ciclo, seguramente más adelante nosotros recibiremos ayuda en algún momento y se cerrará el ciclo.

El problema se da cuando no estamos abiertos al recibimiento y no dejamos cerrar el ciclo. Así como debemos ofrecemos con alegría debemos recolectar con alegría, para no cortar la circulación.

Este ciclo debería ser lo más natural. Pero no basta con decir gracias, el que sabe llevar a cabo esta acción siente gratitud y no olvida, porque el agradecimiento es la memoria del corazón.

Estas dos puntas de un mismo eje son una necesidad humana. El proveer produce un estado de alegría y satisfacción, date cuenta de ese sentimiento cuando haces un regalo, un cumplido, un gesto o cualquier cosa que des a otra persona, animal o planta.

De igual manera adquirir debe producir el mismo efecto, y no solo pensemos en lo que se recibe materialmente, es también muy agradable recibir afecto, amor, un cumplido, las gracias, o simplemente una sonrisa.

Mientras más permiso nos demos de recibir lo que nos ofrecen, más capacidad de dar tendremos. Abre tu corazón para recibir todo lo que la vida te ofrece y que de alguna manera has cerrado esa posibilidad.

Recibe con alegría todo lo que te ofrecen 

El aprender a recibir es el paso más difícil de todos aunque no lo creas. Estamos hechos unos expertos en pedir, desde pequeños siempre nos han enseñado a pedirle a Dios pero de momento que alguien nos quiere dar algo lo rechazamos.

Si lo rechazamos entonces ¿Cómo podemos recibir lo que le pedimos a Dios?

Es como el chiste aquel donde un naufrago le pide a Dios que lo rescate y pasan barcos, aviones, helicópteros y cuando ellos le ofrecen la ayuda él la rechaza pues dice que Dios lo va rescatar. Cuando el naufrago muere y va al cielo, le pregunta a Dios porque no lo ayudo, y Dios le responde: Pero si te mande barcos, aviones y helicópteros y no te montaste en ninguno.

En nuestro proceso de pedir y recibir tenemos que aprender que todo es un proceso y que vamos a llegar a nuestros deseos pero para ello tenemos que pasar por diferentes eventos que están totalmente relacionados con nuestros deseos. El camino desde el punto A (donde estas ahora) al punto B (tu deseo) no siempre es una linea recta, y si lo es, entonces es porque entiendes muy bien el proceso de recibir y has tomado todas las decisiones correctas durante el trayecto.

Recuerda que cuando pides algo y te mantienes alineado con las vibraciones que produce ese pensamiento, entonces todas las cosas que empiezan a aparecer en tu vida, personas, cosas, soluciones, solicitudes, eventos, etc., forman parte del gran plan maestro del universo que está conspirando para hacer tu deseo realidad.

Tu trabajo no es entender el ¿Cómo?, tratar de entender como, es como preocuparse por que la fuerza de gravedad exista. Tu trabajo es recibir y aceptar de manera agradecida todo aquello que se pone en tu camino, ya sea un obstáculo o mejor dicho lo que TÚ consideras un obstáculo, pues los obstáculos están en el camino para demostrarte que tienes que aprender y salir vencedor de ellos para poder seguir el camino a tus deseos, pues cuando vences los obstáculos la energía y las vibraciones se liberan para alcanzar el próximo nivel en el camino hacia el punto B que es tu deseo.

Es aquí donde el esfuerzo y la fuerza de voluntad juegan un papel importante pues en el camino a tus deseos tendrás que cambiar hábitos, cambiar maneras de pensar, educarte en nuevos temas, tomar decisiones y acciones que nunca has tomado antes pues el camino a un nuevo y más alto nivel de energía requiere esfuerzos y acciones de mayor energía que sólo puedes lograr gradualmente para permitir a tu cuerpo, mente, alma y espíritu adaptarse a tu nuevo presente.

Así que recuerda que todo lo que vives ahora mismo es la combinación de todos aquellos pensamientos que están en tu mente y sólo paso a paso, reconstruyendo cada uno de ellos y cambiándolos por otros pensamientos constructivos.

He seleccionado estás artículos para que sigas aprendiendo mucho más:

Mucha luz y amor

Recibe Consejos de Amor y Espiritualidad GRATIS Todas las Semanas!

Comments

  1. muy bueno

Speak Your Mind

*


*